¡Llamar ahora!

Pide tu cita, estaremos encantados de atenderte

Endodoncia

La endodoncia, conocida vulgarmente como “matar el nervio”, se realiza cuando el nervio que contienen los dientes se inflama o infecta, debido normalmente, a una caries. Gracias a la endodoncia, podemos salvar aquellas piezas dañadas que, al no ser tratadas de esta manera, se perderían inevitablemente.

 1.- ¿Qué es la endodoncia?

La endodoncia es un tratamiento consistente en eliminar el tejido pulpar de la pieza dental y sustituirlo por un relleno inorgánico para garantizar la hermeticidad interna de la pieza.

Por medio de unos instrumentos especiales se limpia el interior del diente dejándolo libre de infección. Cada diente tiene en su interior una red de vasos que se distribuyen dentro del diente formando una red de conductos.

La endodoncia pretende limpiar cada conducto y dejar el diente apto para su posterior restauración.

2.- ¿Cuál es el objetivo de la endodoncia?

1 Limpieza del sistema de conductos radiculares de  tejidos necróticos y otros, con el fin de dejar el conducto tan aséptico como sea posible.

2 Se da una forma cónica desde la corona hasta el ápice del diente, gracias a una correcta obturación con forma y medida adecuadas.

3 Se consigue un sellado apical y del resto del conducto para aislarlo del resto del organismo.

4 Se consigue un cierre biológico: los cementoblastos del muñón periodontal producirán cemento que cerrará el ápice, lo cual significa el éxito de la endodoncia.

3.- ¿Cómo se detecta la necesidad de hacerse una endodoncia?

La pulpa contiene nervios y vasos sanguíneos, y se puede infectar por una caries profunda o por una enfermedad periodontal.

Hay que estar alerta cuando una pieza dental empieza a cambiar de color o duele cuando se come. Una señal de alarma puede ser también si hay molestias cuando se toma una bebida fría o una infusión muy caliente.

4.- ¿Cómo se realiza una endodoncia?

1 Se anestesia el diente dañado, y se hace una pequeña obertura para dejar expuesto el canal radicular y la pulpa dañada.

2 Se extrae el tejido i se ensancha el canal radicular con instrumentos adecuados.

3 Se hacen irrigaciones para eliminar la infección.

4 Por último, se sella y obtura todo el canal radicular.

(Aquí acaba el tratamiento de endodoncia, pero el diente necesitará ser restaurado en cuanto a función y apariencia; puede necesitar una obturación estética, una reconstrucción o una corona).

5.- ¿Cuántas visitas son necesarias?

Generalmente se realizan en un solo acto, no es molesta y tiene un buen postoperatorio.

Usamos cookies para mejorar tu experiencia al visitar nuestra web. Para saber más sobre nuestra política de cookies consulta nuestra Política de privacidad.

Acepto las cookies de este sitio.

Módulo de directiva de cookies